Iván Cotado Qué te queda por hacer

¿Qué te queda por hacer?

Iván Cotado es un estudio de diseño de interiores diferente, formado por Iván y Orlando Cotado, hermanos y apasionados de su trabajo. Llevan tiempo realizando estrategias BTL y este año no iba a ser menos, así que decidieron realizar marketing de experiencia a través de un vídeo.

El funcionamiento fue el siguiente: en una primera fase anunciaron la posibilidad de recibir #elregalodeCotado con sólo apuntarse a la campaña. Para ello, los interesados debían dar su dirección de correo postal, no de correo electrónico. El día 23 salieron de Correos más de doscientas cartas que contenían un texto y un código QR, que al ser escaneado, mostraba el vídeo que podéis ver a continuación:

Ellos querían enviar un mensaje, utilizar el storytelling para hacernos reflexionar y removernos un poco por dentro

En él podéis ver a Iván y algún escorzo de Orlando, pero lo que no vais a ver es su marca, ni logotipo ni alusión a la misma. Porque el vídeo no va de eso. Ellos querían enviar un mensaje, utilizar el storytelling para hacernos reflexionar y removernos un poco por dentro. Pero no de manera intrusiva, sino positiva, para que aprovechemos el tiempo que nos queda.

Fue un gustazo hacer este trabajo, en cuanto leí el guión empezaron a aparecerme planos en la cabeza. Lo grabamos en una azotea un día que decidió llover y granizar, así que salíamos, grabábamos lo que nos daba tiempo y nos resguardábamos a esperar para poder seguir. Nos llevó todo el día, pero mereció la pena.

Dos horas y media de maquillaje que Iván soportó estoicamente

Contamos con dos maquilladoras excepcionales, Raquel Fidalgo, cuyo curriculum no deja lugar a dudas: El laberinto del fauno, Celda 211, La piel que habito… y Cristina Couto, que lleva maquillando para cine y televisión desde 1994 (Piedras, El año de la garrapata o la serie Nada es para siempre). El resultado habla por sí solo. Dos horas y media de maquillaje que Iván soportó estoicamente, aunque no fue tan duro porque son encantadoras.

Ya en la agradable soledad que proporciona el momento de la edición, empecé haciendo un premontaje utilizando una canción que no sería la banda sonora definitiva, pero que tenía el mood adecuado, mientras no decidiésemos cuál sería la elegida. Como siempre, apagué mi voz de director para que mi voz de montador pudiese hacer su trabajo a gusto, y deseché un plano del que estaba bastante orgulloso. Surgió un subtexto que ya preví en la grabación que podía aparecer, y lo potencié porque me gustaba el juego que daba. A ver si os dais cuenta de cuál es… ;)

El hashtag #quétequedaporhacer servía también para compartir el vídeo

Una vez decidida la canción de la banda sonora, hubo que adaptarla para la duración del vídeo y retocar el montaje para adaptarlo a la nueva melodía. Después etalonar y dar un look a todo el conjunto, aunque para ciertos planos utilicé unas correcciones de color totalmente distintas, precisamente para crear un contraste muy marcado con el resto del vídeo. No concreto más porque no quiero desvelaros nada, en cuanto lo veáis, entenderéis de qué hablo.
Y nada más, unas horas después el vídeo estaba listo para que la gente pudiese verlo en cuanto recibiesen la carta en su casa.

El hashtag #quétequedaporhacer servía también para compartir el vídeo, junto a lo que cada uno quisiera poner que le quedase por hacer en la vida, con lo que entraban en el sorteo de una cena para dos.

Quizá penséis que el diseño de interiores no estaba muy presente en toda la campaña, pero no es así: la azotea donde grabamos fue diseñada por Iván, y la historia que cuenta el vídeo tiene mucho que ver con la filosofía de vida y de trabajo del estudio. Esperamos que os guste.

P.D.: gracias a Alexia Vilas y a Joseba Gómez, por la bofetada. :D

Una respuesta

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

El nuevo RGPD me obliga a molestarte con lo de las cookies. Más info.

ACEPTAR
Aviso de cookies