Entrevista a Xavier Gantes, fotógrafo

Otra entrevista realizada por la directora Iria Ares, esta vez con motivo de la gala musical de la Rock School de Coruña, que tengo el honor y el gusto de codirigir junto a ella. El blanco de sus interés es esta vez el fotógrafo Xavier Gantes, que también colabora en la organización de la gala (si queréis asistir, os comento que es el martes 5 de julio de 2016, a las 21:00 en el Teatro Colón de Coruña, podéis comprar las entradas en la web del Colón).

El formato que ha elegido Iria para la entrevista es original, a la par que interesante, se trata de hablar con Xavi a través de seis fotografías de su elección. Pasen y disfruten!

La primera fotografía que hice en la que dije: “Vale, esto es lo que quería y me salió”.

01-Tapia-San-Amaro

Fotografía revelada en el Laboratorio de la Escuela Pablo Picasso de A Coruña. Tapia cementerio de San Amaro (A Coruña)

“De esta fotografía quería el contraste que me evocaban por un lado, la vastedad del hormigón y la pintura blanca al aire, muy estropeada, con la insinuación de algo más elaborado como esa especie de capitel de forma clásica, por el otro. Además, el reflejo perfecto del cielo en el ventanuco consigue integrar todos los elementos en uno sólo”.

“Fue la primera fotografía que hice en la que dije: “Vale, esto es lo que quería y me salió”. Además está revelada a mano, cosa que se está perdiendo. Pero si quieres ser fotógrafo, en mi opinión, has debido revelar a mano al menos una vez en tu vida una de tus fotografías para poder entender su magia. Que la luz pueda llevarse a un papel me parece increíble. Y además, como uno quiere. Eso no se puede explicar, si nunca lo has vivido”.

Así descubrí también el respeto que hay que tenerle a la persona a la que retratas, a la que le estás robando un trozo de algo suyo

02-Cocina-Economica

Fotografía que forma parte de un reportaje en la Cocina Económica de A Coruña

“Mi primer reportaje serio. Mientras mi compañero entrevistaba yo fotografiaba a las personas que ponían cara a las historias. Así vencí el miedo a retratar a gente. Y así descubrí también el respeto que hay que tenerle a la persona a la que retratas, a la que le estás robando un trozo de algo suyo”.

“Es muy fácil fotografiar al mendigo, al vagabundo, a la persona curtida. Sus caras prácticamente te lo dirán todo. Tú casi no tienes que poner nada tuyo. Pero yo sentía que esto no podía ser todo. Si yo iba a coger algo de él, tenía que tener un compromiso con ese momento robado. Y eso fue lo que busqué en esta foto. Como fotógrafo descubrí que lo que podía poner de mí a cambio de lo que me llevaba era el respeto y la búsqueda de la belleza. Vi que este señor estaba contento lavándose su ropa en la lavadora. Y sin pensar le dije: “Toribio, te vamos a hacer una foto”. Él se giró, levantó la mano en plan torero y dije: “Ya está. Esto es él. Y esto es como lo que quiero retratar”. Esta gente no sólo está estropeada por la vida, sino que también tienen su sentido del humor, su ironía, su alma. Y no todo es dar pena. Es algo más profundo. En este reportaje aprendí a buscar “ese algo más” que la gente podía transmitir y a implicarme en conseguir retratarlo de una manera bella”.

“Tengo que añadir que Toribio lo hizo todo, porque sin querer me dio la diagonal perfecta para el encuadre y hasta me tapó la luz de la lámpara, para no quemar la foto!

Entendí eso que me decían en la escuela de que “hay dos tipos de reporteros callejeros: los que realmente quieren estar ahí y los que no tienen otra cosa que hacer”

03-Robado-metro

Fotografía que forma parte de un reportaje para un trabajo de la EFTI (Centro Internacional de Fotografía y Cine)

“Un robado en el metro. Otro reportaje callejero pero esta vez en el metro. Escogí este tema a pesar de que mis profesores en la EFTI me decían que era un tema muy manido. Seguramente hace 10 años la habría descartado por ser una foto en la que la protagonista sale con los ojos cerrados”.

“Para esta foto me puse la cámara al hombro, de espaldas, enfoqué a ojo con mi 50mm, y tiré. Sabía que el metro me iba a dar una luz artificial y unos encuadres atípicos. Llevaba tiempo siguiendo la conversación que mi protagonista mantenía con otra mujer y cuando sentí que era el momento, disparé. Me encontré con esos ojos cerrados y sabía que estaban diciendo mucho más que si estuvieran abiertos. Fue parte de azar y parte de buscar lo que quería. Me arriesgué a ser descubierto. Pero finalmente todo salió bien. Entendí eso que me decían en la escuela de que “hay dos tipos de reporteros callejeros: los que realmente quieren estar ahí y los que no tienen otra cosa que hacer”. Con este reportaje me reafirmé en la idea de que quería pertenecer al primer grupo”.

“Además también conseguí retratar mi gusto por la descontextualización integrada. Yo te digo que está en un vagón de metro, pero realmente podría estar en cualquier otro sitio. La foto está bien encuadrada y está bien integrado el fondo con la cara, el ambiente es aséptico pero también podría estar en una silla de un bar tomándose un café. Me gusta el detalle, no tener que encuadrar todo para comunicarte lo que estás viendo. Y por supuesto elegí el color para trasladar todos los matices de ese ambiente marciano. El encuadre es el que busqué, no hay recorte. Si hubiera fallado mi disparo, no hubiera buscado el retoque. Habría descartado la foto. Hay que ser honesto con uno mismo como fotógrafo”.

Esta fue la primera vez que me reconocieron algo como un buen trabajo. Esta fotografía fue elegida como cabeza de cartel de una exposición de la EFTI en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y en Foto España

04-Robado-metro

Fotografía que forma parte de un reportaje para un trabajo de la EFTI (Centro Internacional de Fotografía y Cine)

“En Madrid yo estaba perdido, buscando mi camino como fotógrafo. Cuestionándome si realmente podía hacer esto o no. Fue entonces cuando llegó este momento. Esta fue la primera vez que me reconocieron algo como un buen trabajo. Esta fotografía fue elegida como cabeza de cartel de una exposición de la EFTI en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y en Foto España. Caminaba por Gran Vía y la vi en un cartel de 8 metros, anunciando la exposición. Entonces supe que la cosa iba bien. No sólo se trataba del reconocimiento sino de algo más. Estoy haciendo lo que quiero hacer como lo quiero hacer y aun encima gusta. Fue un alivio y un empujón hacia delante. Sé que no se puede gustar a todos, pero si llegas a la gente que tú respetas entonces todo cambia”.

“Sigue con la línea de la fotografía anterior. Forma parte del mismo reportaje y en ella sigo buscando esa descontextualización y ese buscar más allá. No quería dar todo masticado, excesivamente explicado, quería que cada uno se hiciera su película a través de mi fotografía. No quería hacer la foto perfecta, quería hacer la mía. Busqué el claroscuro, para dar teatralidad y reforzar ese misterio y fomentar esas dobles lecturas, para apelar a la imaginación, al instinto. Quería acercarme a mi propia oscuridad y a la oscuridad de las personas. A lo turbio que yo veía en el metro. Todo el mundo junto y sin embargo todo el mundo separado. Yo respiraba eso y eso es lo que quería trasladar. “¿Qué dice esta foto?” Me preguntaron en varias charlas sobre la exposición. “Nada. Lo que tú quieras que diga”.

Mi primer cortometraje de foto fija. Me encanta porque tiene esa mezcla de reportaje, de fotografía de estudio y de planificación

05-Cortometraje

Foto fija de un ensayo del cortometraje “El deber y la culpa” de Dama Negra Films

“En este corto documenté todo lo que me llamaba la atención. Ensayos, plató, backstage… Fue mi primer cortometraje de foto fija. Tenía miedo. No me veía capaz de reflejar todo lo que supone el cine en una fotografía. Todas esas cosas que había pensado el director, el iluminador. Era todo un reto. Pero superé mis inseguridades y me lancé. Ahora miro esta fotografía y me encanta porque tiene esa mezcla de reportaje, de fotografía de estudio y de planificación. Podría dedicarme casi en exclusiva a la foto fija. Me fascina”.

“Encuadré el trípode de los focos para que se reflejara que realmente no era un fotograma del cortometraje, pero me gusta que sí pueda parecerlo. También esperé a que el actor se concentrara antes de meterse en el papel. Ese preciso momento en el que está saliendo de sí mismo para convertirse en el personaje. Todo esto es para mí la foto fija, buscar dentro de lo que ya te han dado, la iluminación, la toma, la escena; ese algo más que tú puedes aportar”.

Yo venía del documental y para mí la fotografía suponía ser sólo yo sin implicar a nadie más. En la moda descubrí que era todo lo contrario

06-Cherry-Dolls

Fotografía que forma parte de la sesión para Cherry Dolls en la cafetería Peggy Sue´s

“Esta fotografía pertenece a un reportaje de moda que implicaba muchos agentes. Estaba todo muy pensado y muy medido. La estética, la época, los referentes que íbamos a utilizar. Busqué un guiño cinéfilo, editorial, y al mismo tiempo algo elaborado. Me interesaba un plano general porque quería que se viera el bar, la barra de los años 60 que parte en dos el encuadre, con sus brillos y sus líneas, esas lámparas de globo que me funcionaban cortadas a la mitad… Me gusta la descontextualización que puede llevarte a un camerino, a una tómbola de pueblo o a una fiesta. Quería dejar cosas sugeridas para poder pensar. En ese sentido también me permití el claroscuro buscando algo más artístico. Busqué, y creo que encontré, introducir mi estilo, más documentalista, en una fotografía de moda”.

“En esta etapa empecé a entender la fotografía de moda. Antes no estaba preparado. Aunque ya había hecho moda, esta fue la primera vez en la que realmente me encontré. Yo venía del documental y para mí la fotografía suponía ser sólo yo sin implicar a nadie más. En la moda descubrí que era todo lo contrario. Hay una modelo, una maquilladora, una peluquera, una modista… Y todo su trabajo depende de ti. Esa responsabilidad es muy heavy. Muy exigente. De nuevo vi ante mí un reto y dije: “por aquí”. Me costó mucho y descubrí mis carencias, pero eso me sirvió para mejorar. Soy consciente de que los fotógrafos debemos tener una formación continua y cuestionarnos constantemente, planteándonos nuevos retos cada vez más exigentes. No eres bueno simplemente por hacer una foto buena. Tienes que encontrarte. Retarte y prepararte para entender cosas que no entendías antes. Sólo de esa manera podrás dejar algo tuyo en tus trabajos. No tienes que hacer la fotografía perfecta, tienes que hacer la tuya”.

Si os ha gustado la entrevista y queréis estar al tanto de otras, suscribíos al blog: follow us in feedly

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>